Inicio

Novedades

URGENTE: Hoy es tiempo de humillarnos y buscar a Dios

URGENTE: Hoy es tiempo de humillarnos y buscar a Dios

Julio 2019


Dios  es un Padre muy bueno que nos amó tanto que dio los más hermoso del cielo, su  hijo unigénito, Jesús, el cuál pagó en la cruz del calvario un alto precio,  derramando su sangre para darnos el perdón de nuestros pecados,  a cambio de que le entreguemos nuestras vidas  a  Jesús, le creamos y obedezcamos.

 

Lamentablemente,  muchos de los que hoy se dicen ser cristianos, no aman realmente a Dios, no le  han entregado su vida a Jesús, no le buscan y no le obedecen (o sólo en parte),  no tienen una comunión diaria en oración con Jesús, leen poco la palabra de Dios (la biblia), no hay amor a Dios, no hay frutos de amor, se han enfriado; todo  lo anterior vuelve a los cristianos en hipócritas, es decir, dicen que aman a Jesús,  pero su conducta y sus obras demuestran que todavía no le conocen.

 

Tristemente,  los hijos de Dios se han olvidado de Dios, el corazón se ha endurecido, Dios  nos pide el corazón, que nuestros pensamientos sean para Él, no para el  trabajo, el deporte, o los afanes, nos hemos convertido en una Iglesia orgullosa,  sabia en nuestra propia opinión, buscando primero satisfacer las necesidades  económicas, deseos y sueños personales, y muy pocos cristianos buscan primero  hacer la voluntad de Dios en sus vidas.

 

En el libro de Isaías 32:9-20, Dios nos dice que no debemos ser insensibles a su amor, no debemos ser confiados en nuestras fuerzas, sino humillarnos ante Dios y rogar su misericordia por nuestras malas actitudes y nuestra rebeldía hacia Él.


Dios en su amor tendrá que permitir  que nos veamos enfrentados a dificultades, a pruebas, ya que cuando las cosas temporales de este mundo son quitadas, en medio de la necesidad y la tristeza somos capaces de mirar al cielo y buscar con humildad la ayuda de Jesucristo.

 

Dios  nos dice en el libro de Jeremías 18:8 “Pero si esa nación deja de hacer lo malo, entonces yo decidiré no  castigarlos como pensaba hacerlo”, hoy es tiempo de humillarnos,  afligirnos, ayunar y buscar a Dios, convertirnos con todo nuestro corazón a Jesús,  buscarle en oración, leyendo su palabra, rogando misericordia, amándole de  verdad, asistiendo a la iglesia no por religiosidad sino mirando sólo a  Jesucristo.

 

Dejemos  de ser insensibles, sí nos arrepentimos de nuestros pecados, nos convertimos a Dios  con todo nuestro corazón, mediante el único camino que es Jesucristo y damos  frutos de cambio en nuestras vidas, entonces Dios tendrá compasión de nosotros,  porque Dios es bueno y para siempre es su misericordia en Cristo Jesús.

Volver